5 de marzo de 2008

Las cuatro estaciones


En 1728 Antonio Vivaldi estrenaba su obra más conocida actualmente, "Las cuatro estaciones". En ella pretendía evocar en el espectador por medio de la música fenómenos naturales o tradiciones populares representativas de cada estación: el canto de los pajaros, una tarde de calor, la vendimia, una tormenta,.... Vivaldi retrataba una característica fundamental de nuestro planeta: la transformación. Ayer se publicaba la noticia, como comenta mi vecino de blog, de la captura in fraganti de un episodio de la, cada vez menos, vida íntima de Marte. El paso del invierno a la primavera en Marte (este año casi coincide casualmente con el hemisferio norte de la Tierra, ya que el año marciano dura casi el doble que el año terrestre) provoca transformaciones en el planeta rojo, cambia su geografía, al menos un poco. Lo suficiente para que no sea un planeta muerto.

La corta duración de una avalancha multiplica el valor de esta imagen. Es casi imposible que podamos ser testigos de lo que ocurre en apenas unos segundos, en una pequeñísima parte de otro planeta, a millones de km de distancia de nostros. Normalmente nos tenemos que conformar con fotos de publicidad de crecepelos: antes, después.... Y la mayoría de las veces, antes y después son iguales, como con los crecepelos. Nuestros sabuesos robóticos en Marte pasaban por allí y estaban preparados, una muesca más en su revolver fotográfico. Un regalo que la legión de seguidores que tienen en casa seguimos disfrutando. Hoy Marte y la Tierra se parecen más que ayer. Quizá alguien podría ir pensando en como sonarían las cuatro estaciones marcianas.

Imagen: Las cuatro estaciones, Johannes Itten (1888-1967)

2 comentarios:

bor dijo...

Pues para componer las cuatro estaciones marcianas lo primero un microfono en Marte?

http://mars.jpl.nasa.gov/msp98/lidar/microphone/index.html

Seguro que despues de tu post en cuanto pongan un microfono y escuchemos los ruidos de marte algun director de orquesta se anima. Especialmente interesante serian los toques que representen a los dust devils o la composicion que nos haga sentir la niebla al amanecer sobre valle marineris...

bailalaiko dijo...

Soy un compositor venido a menos y me presto a escribir las 4 estaciones marcianas a cambio de un viaje hasta allí para inspirarme. A poder ser de ida y vuelta.