8 de diciembre de 2009

Midiendo la oscuridad del cielo

Observatorio de Calar Alto (Almeria)

Los observatorios astronomicos suelen estar situados en cimas de montañas donde el aire es transparente y lejos de grandes poblaciones evitando la contaminacion luminica, esta situacion es impresionante de por si, pero si añadimos las inmensas cupulas de blanco el resultado es un sitio realmente espectacular. Este es el caso de Calar Alto.

Despues de varias horas de subida por aparatosas carreteras, bajas del coche y lo primero que notas es el aire fresco de altura con olor a pino, es como comer un caramelo de eucalipto. Enseguida te das cuenta del tono del color del cielo, es de un azul oscuro muy intenso y transparente, impresiona. Merece la pena esperar a la puesta de Sol, desde una altura de mas de 2.000m es impresionante, los colores nitidos y variados del ocaso, es muy facil ver el rayo verde a simple vista.

Pero el verdadero espectaculo comienza cuando el Sol baja tras el horizonte y el cielo se oscurece, segun pasan los minutos las estrellas van apareciendo lentamente, cuando el crepusculo a finalizado es posible ver tantas estrellas a simple vista que es dificil situar las constelaciones mas sencillas, la via lactea tiene un brillo intenso, debido al contraste con el fondo negro de un buen cielo y es posible ver la luz zodiacal. Las estrellas se ven nitidas sobre el negro fondo, la transparencia del aire impresiona.

Hace poco he vivido todas estas sensaciones desde el observatorio de Calar Alto, uno de los mejores sitios para observar el cielo de la peninsula. Participe durante varios dias en un curso para medir la oscuridad del cielo con gran precision, lo que se conoce como fotometria absoluta aplciada a la medicion del fondo de cielo.

Pero; ¿Para que medir la oscuridad del cielo? este tipo de medidas nos sirven para evaluar uno de los grandes enemigos de la astronomia, la contaminacion luminica, las mal diseñadas o situadas luces y luminarias de la ciudad emiten grandes cantidades de luz hacia el cielo, esta luz es reflejada en el polvo y pequeñas gotas de agua en suspension que dan ese color anaranjado al cielo nocturno urbano que nos impide ver las estrellas.

Mas alla del curso, el objetivo era formar un grupo de medicion del fondo del cielo para calibrar las mediciones de los satelites que registran la contaminacion luminica, pronto esperamos poder aportar las primeras mediciones y resultados para conseguir los mejores datos sobre la contaminacion luminica que nos roba las estrellas.

Ha sido una experiencia excepcional, se lo tengo que agradecer a Fernando Jauregui y David Galadi-Enriquez, responsables del curso, que me dieron la oportunidad de participar en el mismo.

Reseña del curso en la web del observatorio
Reportaje sobre el curso en la revista Astronomia
Reportaje sobre el observatorio de Calar Alto en Canal Sur Television
.